Skip to content

Displasia renal en perros: causas, síntomas y tratamientos.

A menudo, utilizamos las palabras insuficiencia o displasia renal cuando hablamos de perros mayores. Sin embargo, existe un trastorno renal congénito que puede desencadenarse en una insuficiencia renal incluso en perros más jóvenes como los cachorros. Este trastorno es conocido como displasia renal canina y es una enfermedad hereditaria que tiene su origen en el nacimiento.

displasia renal perros

Los síntomas están asociados con un deterioro de los riñones (función renal), apareciendo presencias de vómitos y muchas diarreas, pérdida de peso, anorexia y problemas de crecimiento. En este artículo, hablaremos sobre las causas de esta enfermedad, los síntomas, el diagnóstico y qué tratamientos pueden usarse para el tratamiento .

¿Qué es la displasia renal canina?

La displasia renal es una enfermedad congénita (los perros sufren de parto) caracterizada por un desarrollo anormal de uno o ambos riñones . En general, los riñones son pequeños , están deformados y su estructura interna es incompleta.

Este defecto estructural generalmente causa problemas de función renal que conducen a insuficiencia renal, incluso completa.

¿Cuáles son las causas de la displasia renal en perros?

Actualmente, las causas de esta enfermedad no se conocen por completo. Algunas razas (Golden Retriever, Lhasa Apso, Dwarf Schnauzer, Samoyedo, Shih Tzu, Pinscher y Poodle) son las más afectadas, por lo que se ha asociado con un problema generado por un gen recesivo.

También se está estudiando la posible relación entre esta patología y algunas infecciones intrauterinas durante el embarazo, ya que se sospecha que las infecciones por el virus del herpes canino en el embarazo pueden ser la causa de la displasia renal en los cachorros.

Síntomas

Aunque la displasia renal es una enfermedad presente desde el nacimiento del cachorro , los síntomas a menudo no aparecen antes de unas pocas semanas, meses o incluso varios años. A veces, puede no mostrar ningún síntoma o tal vez los síntomas son tan leves que pasan desapercibidos.

Los síntomas de la displasia renal varían según la gravedad de la afección, y los más comunes son:

  • Aumento del consumo de agua (polidipsia)
  • Aumento de la cantidad de orina (poliuria)
  • Presencia de sangre en la orina.
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Crecimiento atrofiado en cachorros
  • Debilidad y apatía.
  • Vómitos y / o diarrea
  • Presencia de úlceras bucales y halitosis.

¿Cómo se diagnostica la displasia renal?

Si su perro muestra síntomas de displasia renal, debe ir inmediatamente al veterinario para un examen físico completo y realizar algunas pruebas de diagnóstico para confirmar que se trata de este trastorno.

Las pruebas generalmente incluyen análisis de sangre, análisis de orina, una ecografía abdominal para evaluar la estructura renal y la biopsia renal. Con la biopsia, la enfermedad puede confirmarse definitivamente.

Tratamiento de displasia renal canina

No existe un tratamiento curativo para esta enfermedad, ya que es un problema estructural del riñón que no se ha desarrollado adecuadamente.

En la mayoría de los casos, si el problema afecta a ambos riñones, el perro terminará sufriendo de insuficiencia renal y el pronóstico a largo plazo generalmente no es bueno. Si solo se ve afectado un riñón, el pronóstico es mejor. Sin embargo, estos casos no son muy comunes ya que la enfermedad es generalmente bilateral .

Los tratamientos de displasia renal están destinados a compensar la función renal normal y son paliativos , no curativos. Las medidas de tratamiento más comunes incluyen:

  • Dieta especifica: Cambiar a una dieta para problemas renales es una parte fundamental del tratamiento. Actualmente hay dietas comerciales especiales formuladas para proteger la salud renal, ya que son bajas en sal, fósforo y proteínas y son fáciles de metabolizar. Complementar los ácidos grasos omega-3 también puede ser útil.
  • Una hidratación adecuada: Los perros con displasia renal se deshidratan fácilmente y a menudo necesitan rehidratación intravenosa o subcutánea para restaurar los niveles de líquidos. La terapia fluida diaria o en días alternos es muy útil para animales con insuficiencia renal.

Es importante alentar al perro a beber más agua fresca y limpia, incluso a través de la nutrición húmeda.

  • Medicamentos:  En algunos casos, con la progresión de la enfermedad, el veterinario puede decidir recetar algunos medicamentos para tratar las complicaciones asociadas con la enfermedad. Por ejemplo, en caso de vómitos o diarrea, el veterinario considerará si administra un antiemético o un antidiurético para prevenir la deshidratación del perro. Los medicamentos para la hipertensión también pueden ser necesarios.
  • Terapias alternativas:  La terapia con ozono se usa actualmente en medicina veterinaria como terapia para el tratamiento de perros con insuficiencia renal. Los resultados muestran un efecto protector sobre la conservación de la función renal gracias a su acción antioxidante sobre las estructuras dañadas.

Es una técnica mínimamente invasiva, siendo su administración intravenosa o intrarrectal.

  • Diálisis o trasplante:  En casos severos, se puede considerar la posibilidad de establecer un tratamiento de diálisis renal o un trasplante de riñón. Sin embargo, estos procedimientos son caros y se realizan solo en muy pocas instalaciones.

¿Es posible prevenir la displasia renal en perros?

Al ser una enfermedad congénita, no hay forma de prevenirla, pero dado que hay un alto porcentaje de naturaleza hereditaria, es esencial evitar la reproducción de los perros afectados por esta patología para que no haya transmisión genética a los futuros cachorros.